Casa Koshino, un laberinto de luz, Tadao Ando

KOSINO HOUSE

La casa Koshino se encuentra ubicada en Ashiya, una pequeña ciudad situada entre Osaka y Kobe dos grandes núcleos urbanos en Japón. Está construida en una zona residencial, suburbana, en las alturas de la ciudad.

 

La casa Koshino es el proyecto donde Ando inició su interés por construir una arquitectura perdurable en el tiempo. Al ver la casa la primera impresión que te llevas es de frialdad y dureza, de alejamiento, con sus muros ciegos de hormigón, sin embargo a medida que vas estudiando el proyecto, se van apreciando detalles que te hacen cambiar de idea.

 

Imagen aerea Casa Koshino

 

A diferencia de la mayoría de casas japonesas que son cajas cerradas sobre sí mismas, una idea que Tadao Ando considera adecuada para las viviendas situadas en los centros de la ciudades, la casa Koshino se encuentra en una colina con mucha vegetación, Ando con este proyecto rompe la caja, se abre al entorno, se integra con la naturaleza: mantiene los arboles existentes en el solar y se adapta a la inclinación del terreno soterrando parte de la vivienda.

 

Esta ruptura de la caja permite la comunicación más fluida entre los espacios interiores y exteriores utilizando, a su vez, de forma dramática a vez la iluminación.

“Los cambios de iluminación a lo largo del día reflejan, una vez más, la relación del hombre con la naturaleza, [ … ] al tiempo que desempeñan una función purificadora con respecto a la arquitectura.“ Tadao Ando.

 

koshino-house-architecture-tadao-ando-japan

 

Para llevar a cabo esta idea, realiza distintas aberturas en los muros de hormigón y en las cubiertas creando un laberinto de luz. Y concretamente este laberinto de luz es el elemento que humaniza y da vida a la Casa Koshino.

 

Esta luz es un luz indirecta, tenue, que se filtra por las cubiertas y derrama por las paredes… unas paredes de hormigón frías con un color neutro y las convierte en atractivas; funcionando, la luz, como único elemento de decoración. Una decoración que varía a lo largo del día transformando una construcción fría en una casa acogedora.

 

Casa Koshino Luz

 

Todos los muros de la vivienda están realizados en hormigón lo que le proporciona a toda la casa una fuerte materialidad. Tadao utiliza el hormigón para crear una sensación de serenidad y espacios abiertos.

 

La casa es de una geometría rotunda, estaba formada inicialmente por dos primas rectangulares y paralelos enterrados parcialmente en la colina. Uno de ellos es de dos plantas y alberga una doble altura, la cocina y el comedor en la primera planta y la segunda el dormitorio principal y un despacho. El segundo volumen, situado al sur, se componen de seis habitaciones para niños organizadas linealmente, la conexión entre los dos espacios es un túnel por debajo del nivel de la tierra que se encuentra debajo de la escalera exterior del patio generado entre ambos volúmenes.

 

Casa Koshino sección

 

Cuatro años después, Ando diseñó un nuevo volumen al norte de los dos ya existentes. El nuevo volumen cuenta con una gran curva que abre el espacio al entorno y contradice toda la organización rectilínea anterior, iniciando un ritmo completamente nuevo. Las dos partes de la casa ofrecen experiencias distintas, incluso, a la misma hora del día.

Este nuevo volumen no había sido previsto inicialmente, pero Ando a través de la contraposición logra crear un conjunto ordenado más complejo y matizado.

 

ruptura de la caja

 

En definitiva Ando creo una casa flexible, algo que nos cuesta entender en un primer vistazo al ver una casa tan dura, tanto por los materiales como por su geometría. Flexible por la modificación de su percepción de espacios a lo largo del día gracias a la luz y su capacidad de admitir modificaciones, de echo en 2005 Ando comenzó a trabajar en una tercera renovación de la casa.

Deja un comentario.