¿Cuál es la calefacción más eficiente? ¿Qué sistema debo instalar en mi casa?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someonePrint this page

Es una pregunta que todo el mundo se hace en algún momento ¿Cuál es la calefacción más eficiente? ¿Cuál es la que más me conviene en mi casa? Esta, sin embargo, no es una pregunta que tenga una respuesta categórica ni fácil, la única respuesta posible es “depende”.

Depende de varios factores, como donde esté ubicada o donde vayas a construir tu casa, su orientación, su aislamiento, su forma, etc. De todos estos factores ya hablamos en otro post.

También depende del acceso a los diferentes combustibles o fuentes de energía con los que puedas contar y por supuesto de su coste y tu bolsillo.

Cuando hablo de calefacción más eficiente me refiero aquella que es capaz de conseguir un nivel adecuado de confort en mi casa al menor coste económico posible, este menor coste económico también se traducirá en una menor contaminación.

Hay dos grandes formas de obtener el calor que necesitamos en nuestra casa, o bien nos conectamos a la red eléctrica y transformamos la electricidad en calor o bien quemamos algún combustible para obtener ese calor.

Dentro de las calefacciones que queman combustible tenemos 3 tipos:

1.- Gas natural (de condensación) con un coste de 795 €/año

2.- Gasóleo (de condensación) con un coste de 1.479 €/año

3.- Biomasa con un coste de 777 €/año

Dentro de las calefacciones que obtienen el calor desde la electricidad tenemos 2 tipos:

1.- Radiadores eléctricos con un coste de 2.626 €/año

2.- Aerotermia con un coste de 525 €/año

Con lo que obtenemos un gráfico de la siguiente forma

Calefacción

Estos precios son estimados para una casa tipo de unos 200 m2 bien orientada y aislada, con los precios actuales, situada en la zona de Murcia-Valencia con 4 personas viviendo en ella.

De esta gráfica ya podemos eliminar dos tipos de calefacción si no queremos arruinarnos el gasóleo C y la eléctrica, ojo habrá momentos en los que las condiciones no nos permitan desechar alguno de estos tipos y no tengamos más remedio que tenerlos en cuenta, pero sabiendo que son los que más nos van a costar a lo largo de la vida útil de la casa.

De los tres sistemas que nos quedamos vamos a ver su funcionamiento, sus pros y sus contras:

Gas Natural

Su funcionamiento es por todos conocido, se basa en quemar gas natural para producir calor.

Pros:

  • Hoy en día se ha mejorado mucho su rendimiento y utilizando calderas de gas con convección (es decir que reutilizan el calor de los humos sobrantes antes de expulsarlos) se puede llegar a rendimientos del 95 %
  • Su coste de instalación inicial es muy bajo
  • Llega a nuestra vivienda canalizado, por lo tanto no vamos a tener problemas de desabastecimiento o recarga de combustible.
  • Tampoco vamos a necesitar tener un depósito donde mantener el combustible hasta su uso.

Contras:

  • El gas natural es un combustible fósil derivado de la extracción del petróleo, y como todo lo relacionado con los combustibles fósiles, su precio no es estable y tiende a subir.
  • Requiere un contrato con un coste fijo mensual
  • Miedo a una posible explosión por la acumulación del gas. Hoy en día esto es bastante difícil, realizando una correcta instalación y cumpliendo las normativas, es muy complicado que se produzca una acumulación de gas que lleve a una explosión.
  • El gas natural, actualmente, no llega a todos los hogares. Solo una parte de la población tiene acceso al gas natural.

La biomasa

La biomasa es la quema de los residuos forestales del bosque, o de los productos no utilizables por la agricultura tras su procesado como los huesos de las aceitunas o las cascaras de almendra.

Se considera que no genera gases de efecto invernadero ya que “si todo el proceso” se lleva correctamente las mismas empresas que obtienen esos residuos forestales se encargan de repoblar las zonas forestales para en un futuro tener más combustible, así el CO2 que se produce en su quema en nuestra caldera es compensado por el que absorben durante la vida útil de los bosques de donde proceden.

Tal y como describen en su página Ecologistas en Acción “la biomasa es una oportunidad de producción energética limpia, pero sólo si se cumplen estrictos requisitos”

Pros:

  • Se pueden utilizar en cualquier lugar.
  • Su coste de producción de calor es de los más económicos
  • No es necesario un contrato fijo con ninguna empresa y solo vas a utilizar el combustible los meses que hagan falta. No todo el año como el gas natural.
  • Hay calderas que pueden funcionar con distintos tipos de biomasa, las llamadas de policombustión, con lo que se puede cambiar de un tipo a otro en función de sus costes.
  • Ayuda a la limpieza de los montes evitando incendios forestales

Contras:

  • Su coste de instalación inicial es muy alto
  • Hay que poner una salida de humos que no moleste a los vecinos (esto si tienes un casa en planta baja cerca de un edificio de 2 o 3 plantas te obliga a una chimenea muy elevada)
  • Hay que poner un silo para los pellets que ocupa un volumen considerable con el que hay que contar y tiene que tener acceso al exterior y se pueda rellenar fácilmente

La aerotermia

La aerotermia es aprovechamiento de la energía contenida en el aire que nos rodea. Es el mismo sistema que se lleva utilizando muchos años con los aparatos de aire acondicionado, solo que en vez que calentar aire se calienta agua o un fluido.

En su último informe Energía 3.0 la organización ecologista Greenpeace se decanta por las bombas de calor como la mejor opción para la calefacción desde el punto de vista de la eficiencia energética.

Este sistema, al utilizar el calor que ya existe en el aire, multiplica la potencia que ofrece en relación a la que consume, algo que en principio parece imposible.

El rendimiento de las bombas térmicas se mide con una cifra denominada COP o coeficiente de rendimiento (coefficient of performance), que es resultado de dividir la potencia suministrada entre la ofrecida. Aunque la lógica establece que ese número será como máximo 1 (1 kilovatio hora eléctrico será igual a 1 kilovatio hora térmico) dependiendo del modelo y las condiciones ambientales, el COP de las bombas de calor varía entre 2 y 5. Haciendo los cálculos equivalentes, el COP de una caldera de gas ronda el 0,95 (95% de rendimiento) y el de un radiador eléctrico, el 1, (pero con un gasto eléctrico brutal)

Pros:

  • Se pueden utilizar en cualquier lugar que tenga acceso a la red eléctrica.
  • Su coste de producción de calor es muy económico, el gasto energético es mínimo.
  • Al ser una bomba de calor también sirven para enfriar en verano, es decir, con un mismo sistema tienes un productor de calor y frio, es más los últimos modelos son capaces de producir frio y calor al mismo tiempo.

Contras:

  • Si bien se puede instalar en cualquier lugar en zonas con inviernos muy fríos su rendimiento baja mucho.

Esto se debe a que sacar el calor al ambiente que hay alrededor de la casa en un invierno en Burgos que se llega a varios grados bajo cero no es lo mismo que hacerlo el mismo invierno en Murcia o Alicante donde rara vez se estará por debajo de 5ºC.

Sin embargo es un sistema muy utilizado en los países nórdicos, con climas mucho más extremos que en España; ellos utilizan el mismo sistema pero con una pequeña (y muy cara) variante, en vez de tomar el calor del aire lo toman de la tierra a través de la geotermia, esto les proporciona una temperatura constante a lo largo de todo el año.

Conclusiones

¿Cuál elegiría yo como arquitecto? Como he dicho al principio dependerá de donde se encuentre tu casa, su tamaño su forma.

Si estoy en una zona cálida, Andalucía, Murcia, Alicante, etc… donde hay inviernos muy suaves y veranos muy calurosos elegiría sin duda la aerotermia ya que voy a obtener unos rendimientos muy elevados con unos costes muy bajos. Así mismo con un mismo sistema estoy solucionando la producción de calor y frío. El mayor coste inicial de este sistema queda compensado con esta doble producción ya que un sistema tradicional de aire acondicionado más una caldera de gas natural sale al final por el mismo coste inicial con un mayor coste de explotación.

 Si estoy en una zona con inviernos fríos donde se baje de cero durante varios días elegiría la caldera de biomasa ya que el combustible que voy a utilizar va a tener un precio económico estable a lo largo del tiempo y más bajo que el gas natural.

Todo esto son sistemas para la producción de calor, en otro post hablaremos de los sistemas de emisión de ese calor, ya que también hay muchos y variados

¿Te ha gustado el post?

Si es así, suscríbete a nuestro blog para no perderte ninguna entrada nueva

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someonePrint this page

2 Comments

  1. Buenas tardes,
    En primer lugar felicitarte por el blog.
    Respecto a la aerotermia (ya me la había recomendado un arquitecto amigo de la familia), ¿consideras que puede ser adecuada para un pueblo de Galicia en la costa, donde las temperaturas rara vez bajan de 7 u 8 grados, eso sí con bastante humedad? No sé si este último factor puede afectar al funcionamiento de la aerotermia.

    Gracias.

    Iñaki

    Reply
    • Hola Iñaki

      No vamos a poder ayudarte, nuestra experiencia se basa en los proyectos que hemos realizado, que se circunscriben a suroeste, Murcia, Alicante y Almería. En esto lugares no tenemos problemas de humedad y las temperaturas suelen ser superiores.
      Sin embargo te aconsejo que preguntes a algún arquitecto, o alguien que ya se lo haya instalado, puesto que las empresas que se dedican a vender te van a decir que no va a haber ningún problema, y es cierto, la maquina funcionará pero una cosa es que funcione y otra que eficacia tendrá en esas circunstancias.

      Reply

Deja un comentario.