¿Cómo caliento o enfrío mi casa?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someonePrint this page

Este post sobre “¿Cómo caliento o enfrío mi casa?” es un post continuación del anterior “¿Cuál es la calefacción más eficiente? ¿Qué sistema debo instalar en mi casa?”

Si bien, en el anterior post nos centrábamos en los sistemas para generar ese calor o frío, en este nos vamos a centrar en los elementos que emiten el calor o el frío.

Los elementos que emiten, a partir de ahora emisores, se dividen en dos grandes ramas:

  • Por un lado, aquellos por los que circula un fluido caliente o frío y calientan el aire o los materiales que los envuelven, dentro de este grupo están los radiadores y el suelo radiante
  • Por otro lado, está la impulsión de aire ya sea frío o caliente, dentro de este grupo tenemos las bombas de calor y los fan-coil.

No tengo en cuenta los emisores por resistencias eléctricas ya que consumen mucho y no creo que nadie que hoy en día se construya su casa u oficina siquiera los considere.

Vamos a analizar estos emisores y ver sus pros y contras:

Suelo radiante

El suelo radiante consiste en una red de tubos de polietileno reticulado o polibutileno, que se instalan debajo del pavimento y de una capa de mortero (con un aditivo especial para mejorar la transmisión del calor). Por esos tubos circula agua caliente a una temperatura de entre 30ºC y 45ºC, es decir, es un emisor que no necesita tener un fluido con temperaturas muy altas.

Suelo radiante

Al calentarse el suelo calienta el aire que está en contacto con él y este asciende, proporciona una sensación muy agradable al tener los pies siempre calientes y a mayor temperatura que la cabeza.

No es un sistema nuevo, se ha encontrado en antiguas viviendas del Imperio Romano y en las calles por donde hacían pasar agua caliente para atemperar la ciudad.

Se podría pensar que al igual que se puede pasar el fluido caliente, serviría para pasarlo frío y utilizar el mismo sistema para enfriar en verano, sin embargo, esto no es válido por dos razones:

  • Primero porque habría que controlar la humedad y la temperatura de cada estancia, para evitar que se produjeran condensaciones en el suelo y los consecuentes problemas de humedad. Por lo tanto la temperatura a la que podría pasar el fluido no podría ser muy baja, disminuyendo de esta forma su eficiencia.
  • Segundo: lo primero que tendríamos frío serían los pies y además el aire junto al suelo estaría más frío que el que tendríamos a la altura de la cabeza y como es más pesado no ascendería, por lo que tendríamos una gran sensación de incomodidad con los pies fríos y la cabeza caliente. Para evitar esto lo que se ha desarrollado es un emisor de techo radiante, pero estamos duplicando la instalación y encareciéndola mucho.

Pros:

  • Produce una sensación de calor uniforme.
  • Lo que primero tienes caliente son los pies, por lo tanto se obtiene una gran sensación de confort.
  • No reseca el ambiente, y al no existir convección de aire no se mueven las partículas de polvo e impurezas, mejorando la calidad del ambiente, esto es muy importante si tienes alguna alergia.
  • No quita espacios, no se ve, no hay que limpiar el polvo entre sus tuberías.
  • Es totalmente silencioso.
  • Al no necesitar temperaturas de impulsión elevadas se consigue un importante ahorro energético si se combina con aerotermia, biomasa o energía solar térmica.

Contras:

  • El principal inconveniente de este tipo de emisores es su “rapidez”. Dado que conduce el fluido a una temperatura más baja que los radiadores convencionales tarda bastante más que estos en calentar la estancia desde cero. Es necesario combinarlo con un sistema de control más avanzado que un simple termostato para que podamos activarlo anticipándonos a las condiciones de frío y los momentos en los que vamos a estar en la estancia.
  • El coste es superior a otros sistemas, sin embargo últimamente se está igualando.

Radiadores

Su funcionamiento es sencillo, le llega un fluido ya calentado y su función es transmitir ese calor al espacio donde se encuentra.

Ese calor lo transmite por convección (calentando el aire que lo rodea) aunque en algunos casos también lo hace por radiación (emitiendo radiación térmica) de ahí su nombre, esto solo lo hacían los antiguos radiadores que sobrepasaban los 70ºC de temperatura (B), hoy en día se utilizan temperaturas más bajas (A).

Hay modelos especialmente diseñados para la aerotermia que pueden calentar con una temperatura del fluido baja, de entre 35ºC y 40ºC y que además llevan sistemas de impulsión de aire incorporada, pueden servir tanto para calentar como para enfriar como los modelos Dubal Hybrid de Baxiroca o los Aquarea Air de Panasonic

Pros:

  • La instalación es económica.
  • La rapidez con la que pueden calentar las estancias.
  • Los nuevos radiadores no llevan aletas por lo que no se acumula la suciedad en ellos.
  • No reseca el ambiente.
  • Es totalmente silencioso.
  • Los nuevos radiadores, al no necesitar temperaturas de impulsión elevadas, consiguen un importante ahorro energético si se combina con aerotermia, biomasa o energía solar térmica.

Contras:

  • No es un calor homogéneo, si no se encuentran convenientemente dimensionados y repartidos por la estancia se puede producir una diferencia térmica considerable entre dos puntos alejados dentro de la estancia
  • Hay que elegir muy bien donde se coloca y en esa parte de la pared ya no se puede colocar mobiliario.

Bomba de calor

Es el aire acondicionado de toda la vida, que “tira” aire caliente en invierno y frio en verano.

Su funcionamiento consiste:

  • En modo de calefacción, en invierno, coge el aire exterior, absorbe el calor que tenga y mediante un gas refrigerante trasladar ese calor al aire interior
  • En modo refrigeración, en verano, invierte su funcionamiento cogiendo el frío que tenga el aire exterior y mediante el gas refrigerante lo traslada al interior.

Las bombas de calor se componen de dos máquinas:

  • un compresor que está en el exterior que sería la parte que “produce” la energía, lo pongo entre comillas porque más que producir coge la energía calorífica del ambiente
  • y un emisor interior que transmite esa energía

A su vez se puede diferenciar e dos tipos en función de su forma de distribución:

  • centralizada con una maquina por planta y conductos que distribuyen el aire (caliente o frío) a todas las estancias
  • individualizada con máquinas emisoras (Split) en cada una de las estancias. 

Pros:

  • Es un sistema muy económico.
  • Con un mismo sistema te sirve para la producción y emisión de frío y calor
  • La instalación es muy sencilla y no requiere de grandes obras

Contras:

  • No es silencioso, algunas personas les llega a molestar su sonido
  • Reseca el ambiente, y al existir convección de aire, se mueven las partículas de polvo e impurezas, lo que te puede afectar si tienes alguna alergia. Es importante limpiar los filtros con regularidad.
  • Normalmente se impulsa el aire por la parte superior, lo que implica que en invierno se produce una estratificación del aire caliente y la gente tiene continuamente la sensación de pies fríos. Esto es, como se impulsa el aire caliente por la parte superior y este es menos pesado que el aire frío, el aire caliente tiende a subir y quedarse en la parte superior de la estancia, teniendo el aire frío en la parte inferior y, por lo tanto, la sensación de disconfort de tener los pies más fríos que la cabeza. Para evitar esto sería recomendable poner conductos de retorno de aire a la maquina emisora en la parte inferior de la estancia, permitiendo de esta manera una corriente que atravesara desde la parte superior a la inferior.

Fan-coils (Ventiloconvetores)

Constituidos por un ventilador, por un elemento de intercambio de calor y por un filtro; los fan coils, son emisores que permiten climatizar en verano y calentar en invierno. Se alimentan con agua refrigerada procedente de un refrigerador o equipo de aerotermia.

Se coloca un emisor por cada estancia a climatizar, al que llega una tubería con agua caliente o fría según la necesidad de calor o refrigeración y transmite ese calor o frío del agua al aire de la estancia. Su funcionamiento es muy similar al de la bomba de calor.

 Pros:

  • Es silencioso ya que no hay aire en movimiento por conductos entre distintas estancias.
  • Es un sistema que consigue una gran sensación de confort si se acompaña de un suelo radiante
  • Puede con un mismo sistema servir para la emisión de frío y calor
  • La instalación es sencilla y no requiere de grandes obras

Contras:

  • Se tiene que disponer de una máquina por cada estancia por lo que su coste es superior al de la bomba de calor.
  • Al igual que la bomba de calor reseca el ambiente y produce estratificación del aire en invierno (aire más frío cerca de los pies y más caliente en el techo).

Conclusión

¿Qué haríamos nosotros como arquitectos en Murcia? Pues al igual que en nuestro post anterior, depende.

Poniéndome en la piel del cliente, la mejor opción si estoy haciéndome un chalet grande, sería un suelo radiante y fan-coils independientes en cada estancia.

Si no quiero, tengo que ajustar mí presupuesto, o tengo que climatizar un piso pequeño o mediano, optaría por una bomba de calor, con conductos de retorno para mejorar su rendimiento en invierno.

Al final la climatización de tu hogar es una parte muy importante del proyecto, tanto a nivel económico como de su confort posterior, y como todas las partes del proyecto hay que pensarla bien y adaptarse a las circunstancias de cada uno.

¿Te ha gustado el post?

Si es así, suscríbete a nuestro blog para no perderte ninguna entrada nueva

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario.