Arquitectura Inteligente: ahorro energético en el hogar

En la actualidad, la arquitectura es una gran compañera para lograr el ahorro energético en el hogar. La ubicación del inmueble, la orientación y distribución de las estancias, es imprescindible, así mismo aplicar la domótica, y utilizar una energía renovable para la producción de calor puede ayudar mucho en la reducción de nuestra huella de carbono.

Todo puede influir en la factura eléctrica. En este artículo te contamos cómo puedes lograr reducir tus recibos y qué puede hacer la arquitectura para ayudarte en ese propósito.

¿Cómo ahorrar en la factura eléctrica?

Antes de adentrarnos en la arquitectura y su participación en el ahorro de las facturas, queremos dar unas pequeñas pinceladas sobre la importancia de tener una tarifa eléctrica adecuada a las características de nuestro hogar.

En primer lugar, si te acabas de mudar o de alquilar un piso, deberás asegurarte de que tu nombre esté presente en el contrato de luz, si no es así no podrás cambiar de tarifa. Por lo tanto, el primer paso es realizar el cambio de titular con Iberdrola o la comercializadora contratada. Para hacer esta gestión se necesitarán documentos acerca del suministro pero uno de los principales requisitos para hacer un cambio de titular de Iberdrola, Endesa y el resto de compañías eléctricas es que sea el nuevo titular el que solicite esta modificación. La buena noticia es que no tiene ningún coste, al contrario que dar de alta la luz e Iberdrola y muchas compañías ofrecen la posibilidad de hacer el cambio de nombre de forma online. Por lo que el cliente se evitará desplazamientos.

Una vez que ya figures en el contrato podrás elegir entre las múltiples opciones. Una de las más interesantes para el ahorro energético en el hogar en la modalidad de discriminación horaria. Esta consiste en una división horaria del día, por lo tanto, habrá horas más baratas y horas más caras. De hecho, la discriminación horaria se ve afectada por las fechas, puesto que las horas de máximo consumo no son las mismas en verano y en invierno.

Lugares donde puedes ahorrar

Ahora que ya hemos aclarado la importancia de tener unos buenos pilares, es decir, una adecuada tarifa; vamos a construir nuestras paredes alrededor

Hay que diferenciar entre una obra nueva y una vivienda ya construida.

Para una obra nueva puedes leer nuestro post

Para una vivienda ya construida hay varias posibilidades donde buscar un ahorro:

  • Aislamiento en paredes: dependiendo de la fecha de construcción de tu vivienda es posible que no tenga aislamiento en la fachada o si lo tiene este sea muy reducido. La forma más sencilla de solucionar esto es trasdosar la fachada con tabiques de cartón-yeso con aislamiento de lana de roca. Esto hará que se pierda un poco de superficie útil, pero se compensará con el ahorro energético y el confort que se conseguirá en toda la vivienda. Ademas es la forma más barata y rápida de aislar una viendo ya construida.
  • Ventanas: es importante saber que tipo de ventanas tenemos, no basta con que el cristal sea climalit, hoy en día eso ya se da por hecho. Es importante saber si nuestras ventanas son de PVC, de Madera, de Aluminio con rotura de puente térmico o no, hierro, etc.
    • Las más aislantes hoy en día son las ventanas de PVC, pero no todo el mundo quiere ponerlas, si no te gusta el plástico la opción más lógica sería el aluminio con rotura de puente térmico.
    • La rotura de puente térmico es que el aluminio del exterior de la ventana no transmitirá si frio o calor al aluminio del interior, de esta formase evitan muchas perdidas energéticas.
    • Las de madera tienen el problema del mantenimiento sobre todo si la fachada da a sur y vives en el sur de España
  • Calentador de ACS: hoy en día hay muchas alternativas al termo eléctrico que es, con diferencia, el que más consume. Nuestra recomendación sería poner un equipo de ACS de Aerotermia que puede llegar a consumir una décima parte de lo que consume un termo eléctrico, además hoy en día hay aerotermos que ocupan lo mismo que un termo eléctrico
  • Domótica: la posibilidad de manejar los aparatos eléctricos de forma remota puede ayudar significativamente a reducir la factura eléctrica.
    • Por ejemplo, en vez de dejar la calefacción todo el día para cuando lleguemos la tengamos caliente lo podemos cambiar por manejarla desde el móvil y simplemente encenderla una hora antes de llegar a casa.
    • Asimismo, otra forma de ahorrar (exceptuando la clásica de instalar bombillas LED) son los sensores de movimiento, que detectan cuando hay presencia en la estancia y se enchufan y cuando ya no la perciben se apagan.
    • Si quieres conocer más sobre la domótica, puedes visitar este enlace del Gobierno de España y su Ministerio dedicado a ello

Espero que estas pequeñas pinceladas os hayan servido, iremos ampliándolas en sucesivos posts.

Deja un comentario.